Los retos propuestos por el comercio online para la sostenibilidad

El comercio electrónico en España crecerá un 12.5% durante 2020, por eso ha presentado unas ideas para reducir y ahorrar su impacto en el mundo
El comercio electrónico en España crecerá un 12,5% durante 2020, por eso se han presentado unas ideas para reducir y ahorrar su impacto en el mundo.

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La imparable expansión de comercio electrónico ha obligado a los comercios a adaptarse para no quedarse obsoletos. Sin embargo, la tendencia que este tipo de compras estaba creando era muy perjudicial para el medioambiente y por lo tanto también para la salud. 

La compra de productos a través de internet se ha vuelto parte de nuestra rutina, pero nadie se ha parado a pensar cuáles son las consecuencias que trae consigo esta práctica. Entre ellas se encuentra el continuo transporte de mercancías que se traduce en grandes cantidades de CO2 expulsadas por los vehículos a la atmósfera. Por ello el e-commerce se ha propuesto una serie de retos para reducir su impacto en el medioambiente.

1. Realidad aumentada

La realidad aumentada te ofrece la posibilidad de ver desde todos los ángulos el artículo que deseas. Además, al comprobar sus características de antemano se evitan compras innecesarias y devoluciones, que multiplican los gastos en transporte y, por consiguiente, la huella ambiental.

 

2. Más compras con más ahorro y menos emisiones

Poder comprar artículos a cualquier parte del mundo y recibirlos a los pocos días es una gran ventaja. No obstante, para ello son necesarios muchos litros de combustible, lo que se traduce en la emisión de grandes cantidades de CO2. 

Por este motivo, se está empezando a ver  alternativas ‘eco’, como los vehículos 100% eléctricos cada vez más populares.  

3. E-commerce como necesidad

Hasta hace un tiempo, muchas pequeñas tiendas no se planteaban abrir una página web. Todo eso ha cambiado, ya que la pandemia, que han llevado a muchos comercios minoristas a reinventarse. Debido a la situación que estamos viviendo, esta nueva forma de interpretar una tienda está siendo la principal fuente de ingresos para muchas familias españolas. 

4. Ecodiseño

La mayoría de los artículos comprados por internet llegan a su destino envueltos en plásticos protectores. Cada vez más, los fabricantes están sustituyendo este material por papel o cartón, lo que reduce los costes del envío y hasta el 80% del impacto ambiental.

5. El ordenador ya no es el soporte favorito

Aunque la tendencia inicial era mirar en el smartphone y comprar desde el ordenador, lo cierto es que los dispositivos de menor tamaño están afianzando su posición. El móvil está desbancando a otros aparatos y los comercios tienen que prepararse para ello, pues la página debe tener un diseño responsive, que se adapte a cualquier dispositivo, para que el proceso de compra sea satisfactorio y el usuario no abandone la web sin haber llenado el carro. 

Suscríbete a nuestra newsletter

Todas las noticias de Asufin.tech en tu mail

También te puede interesar